Solicita una cotización

Proyecto en mano

El uso de contratos llave en mano en obras de infraestructura (o de contrato conjunto de diseño y obra) se propone usualmente como una solución eficaz para reducir costos y plazos de transacción en la licitación de obras, ya que en un solo proceso se lleva a cabo la licitación del diseño de las obras y su construcción; lo que a la vez responsabiliza al contratante de los diseños lo cual reduce en principio los riesgos asociados con “errores de diseño” que son una causa normal de significativos conflictos y sobrecostos de las obras. También se argumenta que este mecanismo permite suplir las deficiencias del organismo ejecutor para contratar obras.

Las razones que se aducen respecto de la conveniencia de este tipo de
contratos, con relación al procedimiento normal en los que se contratan
separadamente el diseño detallado y las obras, son las siguientes:

1. El juntar dos procesos licitatorios en uno solo, ahorra tiempo y costos de transacción, lo que facilita la ejecución más rápida de estos procesos, y por ende ayuda a acelerar los desembolsos.

2. El mismo contratante es responsable del diseño y la obra, lo cual elimina el usual conflicto que surge con el método tradicional de contratación, según el cual los “errores de diseño” deben corregirse durante la obra, atrasándolas y encareciéndolas. Este es el principal motivo de los sobrecostos y atrasos en obras de infraestructura. El mandante se debe preocupar de supervisar un solo contratista.

3. En el caso de unidades ejecutoras débiles, este tipo de contratos permite suplir las deficiencias de contratación de obras.